Ángel Galabary. Ser ateo y no morir en el intento