Bixente Serrano Izko. A lomos del miedo. Libertad sin épica

En el debate para el Premio Nacional de Ensayo del Ministerio de Cultura para el año 2003, donde este libro fue presentado por Euskaltzaindia, uno de los miembros del jurado opinó: «¿Pero de dónde ha sacado este hombre semejantes ideas?». Markos Zapiain, uno de los comentaristas de la versión original en Euskara, comentaba lo siguiente: «El lector se preguntará preocupado sobre qué experiencia ha podido llevar al pensador navarro a unir el miedo con la libertad». Peyorativa la primera, positiva la segunda, pero ambas desde la extrañeza.

En efecto, en cuanto a su materia prima, el libro es una reflexión muy personal, a partir de mis lecturas y de mi experiencia vital.

Respecto a las lecturas: trato de descubrir el envés de las supuestamente mejores ideas de los pensadores sobre la libertad y tantos otros aspectos que ésta presupone. Creo que el libro deparará bastantes sorpresas al lector bienpensante.

Respecto a la experiencia vital: nada hay de narración autobiográfica, pero sí hay detrás una autobiografía, una reflexión sobre la propia vida, nada explícita, pero adivinable.

Miedo y libertad: sin negar a Fromm, pero apostando por reconocer el miedo, como cualquier otra de nuestras pulsiones digamos instintivas, como algo no vencible, no rechazable, como algo íntimamente inserto en nuestra condición humana: más que de vencer al miedo, se trataría de huir de algo por miedo a… Miedo, pues, como incentivo para la libertad, mucho más que como obstáculo.

Discurre el libro por caminos de crítica y de una visión inserta en la crisis de valores, de conceptos y de supuestas verdades universales de la Modernidad, del Racionalismo: Nietzsche, Adorno, Hortheimer, Hanna Arendt, Bertrand Russell, Azurmendi…, por citar algunos autores referenciales en este recorrido.

La narrativa de la lucha por la libertad está demasiado llena de relatos épicos. Los líderes de la libertad, ¿qué libertades han traído? En un intento de relativizar heroísmos de elite, se ha generalizado el concepto de héroes anónimos colectivos como conquistadores de libertad. Yo iría más lejos: ¿Por qué no cobardes anónimos, que realmente huyeron ante los miedos de cada presente creando nuevas situaciones, que, a su vez…?

En cuanto al estilo, a sus registros, a la estructura mental del libro:

No es un libro discursivo al uso: planteamiento de la cuestión, hipótesis inicial, desarrollo argumental y conclusiones.

Es un libro aparentemente fragmentario, dividido en capítulos breves, interrelacionados, sí, estrechamente, pero que cada uno permite una lectura autónoma: ¿a modo de columnas de prensa? A medio camino entre columnismo y aforismos.

Es un libro aparentemente irreverente con tantos y tantos grandes filósofos y tantos y tantos conceptos a menudo sacralizados, en la cultura occidental sobre todo.

Tiene tres partes, en las que se distribuyen los breves capítulos:

«Paradojas»: la libertad, el miedo, son paradójicos en sí mismos y entre sí. La necesidad de la libertad, ese oximoron, por ejemplo; o el miedo atenazador, paralizador, pero que incita a la huída, a poner tierra de por medio.

«Sueños»: crítica, o muestra del envés, de diversas utopías, de diversas convicciones y construcciones intelectuales de la Modernidad, del Racionalismo. Se abre esta segunda parte con un aforismo de cosecha propia, significativo de lo que va a rumiarse: «Visto desde hoy, ¿qué querría decir Goya con aquello de “El sueño de la razón produce monstruos?”. ¿Tal vez: “Las quimeras de la razón, siempre pesadillas”?».

«En el laberinto» es el título de la tercera parte, la más extensa: a partir de otra lectura de la leyenda del Laberinto de Creta, la huída, por miedo, hacia otros escenarios por un intrincado laberinto de senderos que abrimos y se cierran y que no tienen por qué ir hacia ninguna parte, ésa es la aventura de la libertad. Se abre con otro aforismo, también de cosecha propia, sobre Teseo, el héroe de la libertad que venció al Minotauro, pero que en su vuelta al mundo ateniense por él liberado, quiso guiarse por el hilo de Ariadna: en este tomar una dirección es donde perderá de nuevo la libertad y la vida: “Teseo venció al Minotauro, pero el hilo perdió a Teseo”.

Como apunte final para esta presentación, siento que es un libro que puede resultar incómodo a muchos lectores, que necesitarán una buena dosis de auto-ironía para ahuyentar un cierto desasosiego: a todos nos gusta exaltar la osadía, la valentía, o, si es que reconocemos nuestros miedos, nos gusta creer que somos capaces de dominarlos. No nos gusta reconocernos como cobardes. Y este libro parte del reconocimiento del miedo como parte indestructible, invencible de nosotros mismos. Y del reconocimiento de que, si a pesar de todo ansiamos la libertad, puede que en el fondo sea a partir de, e impulsados por, ese mismo miedo, por el miedo a lo que en cada presente sentimos que nos ahoga.

A_lomos_del_miedo

A lomos del miedo
Serrano Izko, Bixente

Libertad sin épica

Traducción de: Jon Alonso

Cuando parece que volvemos a una sociedad autoritaria dominada por el miedo que denunció Fromm, ¿estamos en condiciones de hacer frente a ese miedo? Pero ¿no es el miedo unos de los sentimientos más básicos del ser humano? ¿Estará, por tanto, la libertad sólo al alcance de héroes y heroínas?
Ahora bien, ¿y si, en busca de la libertad, partiéramos del instinto de huida que provoca precisamente ese miedo tan nuestro?
En su diálogo con este libro, el lector tiene ocasión de penetrar en otro punto de vista que contempla al miedo como incentivo para la libertad.

Upaingoa Castellano
Idioma Español
Año 2011
128 páginas

ISBN: 978-84-7681-697-4

Ficha del libro en www.pamiela.com

Author: Pamiela

Difundir en