Carro compra

 x 

Carro vacío
  • La Cueva de la Luna
  • Urtaroak eta zeinuak
  • Indiar Txikia
  • Beti bezala, ezer ez?
  • Krokodilo txikia maitemindu da
  • Begiradazalea
  • Atzerrian
  • Animaliak
  • Ez da nire errua!
  • Leireren txakurra
  • Pertsonaiak
  • Los promotores del 36 en Navarra
  • Gurea dena: Komuna
  • Marx guztiontzat!!
  • La deuda pendiente de España con Navarra
  • A cierta edad
  • Tratado de [h]ortografía
  • Abere ba

Memorias de Paco de Eizagirre

Ensayo y Testimonio nº 54
/ Castellano
/ año 2003
/ 110 páginas
Descripción

Gudari baten oroitzapenak

Iribarren, Jesús; Eizagirre, Paco de

En el comienzo del siglo XXI vivimos «la recuperación de la memoria histórica», cosa a la que Paco de Eizagirre tiene mucho con que contribuir.
Hijo de una familia guipuzcoana evolucionada desde el carlismo al nacionalismo, Eizagirre creció en un ambiente culto y multilingüe, hasta que la insurrección facciosa le llevó al exilio. Con la ocupación alemana, se enroló en el Batallón Gernika –la unidad vasca de apoyo a las tropas aliadas– y representó al mismo ante el propio Charles de Gaulle.

Eizagirre formó parte de un escogido grupo del Gernika que, por un acuerdo secreto entre los EE.UU. y el Gobierno Vasco en el exilio, recibió formación de elite con el fin de combatir a la dictadura franquista. Frustrado aquel acuerdo que le había puesto en contacto con los servicios secretos norteamericanos, trató con destacadas figuras del exilio republicano, mantuvo una ajetreada vida social en los círculos de la alta sociedad francesa y no se desvinculó de un compromiso político por el que sería testigo, en los años 60 y 70, de la llegada de nuevos refugiados al sur francés y del nacimiento de ETA.

Otros muchos exiliados republicanos vivieron peripecias parecidas a la suya, pero pocos pueden ya contarlo, y muy pocos podrían hacerlo con la lucidez y libertad que siempre caracterizó a Eizagirre.

El sitio empleará cookies para recordar su idioma y opciones de navegación, si usted está de acuerdo: