Carro compra

 x 

Carro vacío
  • Moriremos nosotros también
  • Ata Pank eta Ate Punky
  • Lorerik Gorriena
  • Bizitzea ez al da oso arriskutsua?
  • Tratado de [h]ortografía
  • Ene Itsugidari, Ene Kapitain
  • Auroros y auroras en Navarra
  • Ravelen Boleroa
  • Txoriak
  • Los promotores del 36 en Navarra
  • Por un sistema público de pensiones
  • Kandinga lehoia
  • Nabarrikadas
  • Euli fiririren festa
  • Uskararen eleak - Las palabras del uskara
  • Isiltasunaz hunatago
  • Mapa Castillos del Reino / Erresumako gazteluak
  • Herrera de la Mancha. Prisión de castigo

Etnografía histórica al airico de la tierra

Obras Completas de José María Jimeno Jurío nº 50
/ Castellano
/ año 2010
/ Libro en cartoné
/ 440 páginas
Descripción

Coeditado con Udalbide y Euskara Kultur Elkargoa

Jimeno Jurío –no hace falta presentarle– piensa que el hombre es la única cosa importante, que hay que conservar en dignidad, libertad y felicidad. Pero Jimeno Jurío piensa, además, que se deben conservar al servicio del hombre, para su cultura y espiritualidad, muchos recuerdos de la vida anterior que, rápidamente, se esfuman en Navarra.
Jimeno Jurío es increíble. Nadie sabe cómo puede llegar a tanto rincón, a tanto papel antiguo, a tanta persona guardadora de consejas. Y tiene humildad y el buen gusto de aproximarse a todo lo pequeño para hacernos la historia cercana, humana y aleccionadora.
Al airico de la tierra es el comienzo de unos Anales del Reino en miniatura que se irán desarrollando progresivamente sobre el Santoral y el Año Agrícola, los dos inveterados ritmos humanos.

Miguel Javier Urmeneta

De primeras digo que éste no es libro menor, aunque de menudencias esté hecho, pedacitos de rompecabezas que juntos y reunidos explican e identifican a un pueblo, el nuestro, con sus creencias y descreencias, sus ritos, la historia, las historias, y entretejen la urdimbre de lo que somos. Una veta riquísima aflorando a su aire. La intrahistoria unamuniana, que aun cuando desdeñada por la pompa fría y pretendidamente aséptica del historiador al uso, profesor de cátedra, permite explicarnos muchas cosas que sin ellas no se entendería el acaecer del curso histórico. Aun sin confesarlo, ese historiador desdeñoso no tendrá más remedio que buscar lo que no se encuentra en los otros documentos y que pareciendo «anécdota es categoría».

Pablo Antoñana

Al aire de “Airicos de la tierra”
Pablo Antoñana (Rev. int. estud. vascos. 44, 1, 1999, 185-218 199)

El sitio empleará cookies para recordar su idioma y opciones de navegación, si usted está de acuerdo: