Carro compra

 x 

Carro vacío
  • Ata Pank eta Ate Punky
  • Los promotores del 36 en Navarra
  • Igeritz
  • Hitzak hots
  • La represión en Navarra (1936-1939) Tomo I
  • Iridioaren mintzoa
  • Poesia, zaurien ukendu
  • Entre rejas
  • Euskal-Berria en la Patagonia
  • La represión en Navarra (1936-1939) Tomo II
  • Moriremos nosotros también
  • Arkara sartzeko ilaran
  • Por un sistema público de pensiones
  • Txoriak
  • Zer behar da?
  • Leitzako bordak, sorreran (1557-1965)
  • De vuelta a casa
  • Ravelen Boleroa

Osasuna 1936

/ Ensayo y Testimonio nº 236
/ Castellano
/ año 2021
/ 384 páginas
Descripción

Logo icono pdf

Golpistas, represaliados y franquismo

Osasuna 1936. Golpistas, represaliados y franquismo es un ensayo histórico, político y deportivo que bucea en las aguas subterráneas de un club y de un equipo de fútbol convertido en seña de identidad de Navarra compartida por su ciudadanía.

El libro analiza todas las juntas directivas de Osasuna desde 1920 hasta1939 e indaga en los perfiles de todos los directivos o exdirectivos comprometidos, o simpatizantes, con la conspiración que culminó en el golpe de Estado de julio de 1936 y con el régimen franquista posterior (como Lizarza, Maíz, Visiers, Astráin, Urisarri, Ilundáin, Lazcano, Taberna), así como en los de los exdirectivos represaliados por su compromiso con la República. Limpieza que afectó a directivos o socios fundadores, como Bengaray, Cayuela, Cilveti; jugadores como los hermanos Urdíroz, Tell y Florenza; los futbolistas navarros Jaso y Lerín; periodistas, como Alberto Lamas y trabajadores del cuerpo técnico, como el masajista Vicente Rey y jugadores que, por incorporarse al ejército republicano o a la selección vasca, fueron defenestrados del club de por vida.

Como en toda Navarra, en la pequeña ciudad que era Pamplona todos se conocían, sin que el osasunismo que compartían en el club sirviera para que compañeros favorables a los sublevados hicieran nada por impedir la brutal represión de los exdirectivos castigados.

La Junta Directiva de Osasuna tras el golpe utilizó al equipo como una manifestación más de la ideología franquista, y en 1952 culminaban esta deriva cuando junta directiva y equipo fueron al castillo de Javier para pedirle al santo su protección. Así, Osasuna terminó adquiriendo las mismas señas de identidad que la España golpista, franquista y nacionalcatólica, disimuladas tras un falso y manipulado navarrismo.

 

Entrevista en Nueva Tribuna

 

Osasuna

El sitio empleará cookies para recordar su idioma y opciones de navegación, si usted está de acuerdo: