Carro compra

 x 

Carro vacío
  • TAV: ¿Y si el Leviatán fuera una sirena?
  • Ez da nire errua!
  • Krokodilo txikia maitemindu da
  • Krokodilo txikia, Jirafa altua eta neurri kontuak
  • Bizitzea ez al da oso arriskutsua?
  • Bordarien sorrera eta bilakaera Leitzan eta Areson (1427-1925)
  • Natura berriak
  • Hegaztien inbentarioa irudiduna
  • Karl Marx y la crítica de la economía política
  • Airea ez da debalde
  • Euli fiririren festa
  • Andrezaharraren manifestua
  • Etxe honetan
  • Historia de Pamplona
  • Jamaikako neska
  • Odola oroi
  • Kandido eta besteak
  • Breves del desconcierto

Niebla y cristal

Ensayo y Testimonio nº 97
/ Castellano
/ año 2008
/ 342 páginas
/ 80 ilustraciones
Descripción

Una historia del txistu y de los txistularis

El txistulari vasco es heredero del juglar de flauta y tambor que animó con largueza el medioevo europeo y llegó, exhausto, a la Edad Moderna. Los restos de aquella eficiente y mínima orquesta cristalizaron en las distintas tradiciones culturales con su propia historia, morfología y denominación. En Euskal Herria, el txistu aseguró su estabilidad por la institución de la danza de autoridades, la temprana municipalización del tamborilero como soporte y control de las diversiones y de otros servicios públicos, y una acreditada habilidad de sus intérpretes para conjugar tradición y modernidad.

A fines del siglo XVIII oportunas modificaciones técnicas y una nueva orientación musical, atribuibles al pensamiento ilustrado, situaron al txistu en las puertas de su actual naturaleza artística y acomodo social. Un siglo después, la moda urbana renunció al txistu y tamboril como instrumento para el baile y lo ubicó en el limbo cordial del folclore; de aquí fue redimido por el nacionalismo como símbolo de la identidad vasca. La última centuria ha devuelto al txistu su esencia musical para afrontar el nuevo milenio.

Este libro es una sumaria exposición de la vida del txistu y el tamboril con oportunas referencias, ineludibles, a otros miembros de la familia. Sus intérpretes, que se cuentan por millares, han sido juglares independientes, tamborileros municipales, marginados chunchuneros, maestros de danza y músicos profesionales. Todos han compartido un mismo aliento y complacencia y, durante siglos, han forjado un representativo universo de acusada influencia social y simbólica merecedor de nuestro interés.

El sitio empleará cookies para recordar su idioma y opciones de navegación, si usted está de acuerdo: