Text Size

Erosketa

 x 

Saskia hutsik dago
  • Kezkamuxelak
  • Mikro-ipuinak 2017
  • El iceberg navarro
  • Cosimoren katiuskak
  • Txori baten portreta egiteko
  • Bat bi hiru txiruliru!
  • Guía del GR 225. Fuerte de Ezkaba - Urepel
  • El euskera de ayer y de hoy: variación y contacto
  • Ernesto eta Zelestina, Eguberriak etxean
  • Bizitzea ez al da oso arriskutsua?
  • Hamar hatz ttipi eta hamar behatz ttipi
  • Rocka puntua!

Cómo hacer lectores competentes

Pedagogía 11

Hizkuntza Gaztelera

2011. urtea

192 or.
Description

Guía práctica: reflexiones y propuestas

Un lector competente es aquel sujeto capaz de leer con precisión y rapidez; alguien que ha desarrollado un conjunto de habilidades y destrezas que le permiten interpretar los textos que lee y, por consiguiente, interactuar con ellos, manipularlos y transformarlos en función de una situación o contexto personal.
La responsabilidad de las escuelas e institutos es, precisamente, ésa. No la de hacer lectores a secas, sino la de hacer lectores competentes. Preparar lectores competentes exige que el profesorado conozca bien en qué consiste la denominada competencia lectora y sepa planificar actividades para desarrollarla en función de los distintos textos que obliga leer a su alumnado.
Este libro ofrece un modelo específico para conseguirlo. Afronta la comprensión de un texto siguiendo tres momentos distintos: el antes, el durante y el después de la lectura. Sin prisas. Porque leer es un acto lento, íntimo y cordial. En cada uno de esos instantes, se plantea una variedad de estrategias, propuesta de actividades, implicando aquellos procesos y estrategias lectoras que harán posible que una persona se convierta en lector competente.
Estos procesos son: identificar y reconocer la información de un texto, comprenderla, interpretarla, valorarla, organizarla y, finalmente, re-escribirla mediante actividades de imitación y de transformación textual.
A leer bien, de forma competente, no se aprende leyendo sin más. Es necesario hacerlo con más precisión didáctica y con más conocimiento acerca de lo que se pone en movimiento cuando se lee, afectiva e intelectualmente. En este sentido, el libro ofrece ejemplos prácticos y sugerencias muy atractivas de cómo llevar adelante este desarrollo.

«La lectura no cotiza en la bolsa de la vida, por eso falla su fomento»
«Hay una confusión de términos que causa sistemas deficientes en el desarrollo del interés por los libros»
Ericka Montaño. La Jornada. 15 de octubre de 2012