Text Size

Erosketa

 x 

Saskia hutsik dago
  • Hiru hartzak
  • Etxea
  • Cosimoren katiuskak
  • Bizitzea ez al da oso arriskutsua?
  • Arrarik arra
  • Duchampen inguma
  • Ipuinak nahasten!
  • El euskera de ayer y de hoy: variación y contacto
  • Represión y terror franquista en la Diputación de Bizkaia: fusilamientos y depuración (1936-1976)
  • Mina edo libertatea!
  • Bidaia luzea
  • Los fugados del Fuerte de Ezkaba 3ª edición

España y Navarra desde el siglo XIX

Ensayo y Testimonio 186

Hizkuntza Gaztelera

2017. urtea

432 or.
24,00 €
Description

Logo icono pdf

La imposición que encubren los «Convenios»

  La confrontación política durante el siglo XIX tuvo repercusiones graves en Navarra. Uno de los problemas heredados es el de los llamados «Convenios» o «Conciertos», que no son tales, sino falsos pactos donde Navarra tiene asignado el papel de supuesto negociador entre iguales. Una ficticia negociación que es resultado de las imposiciones establecidas tras la usurpación de nuestras instituciones soberanas.
  Numerosos trabajos que han analizado las circunstancias del «Pacto» presentan a este como ajustado a Derecho, pero carece de la equidad propia del acuerdo jurídico entre iguales. Así lo deja claro el presidente de la Junta Arbitral Estado-CC. AA., Simón Acosta:
«Por encima de la Constitución no hay nada. Todos los poderes derivan de la Constitución, no hay poderes originarios o soberanos […]». «Navarra tiene el poder que le da la Constitución y ni un milímetro más».
  Sorprende, así, entre los autodenominados defensores de Navarra, que no haya uno solo que reclame al Gobierno central la concreción de un corpus documental que defina las competencias propias, con su correspondiente concreción política y jurídica.
  Pedro Esarte se remite al origen para demostrar el engaño de las negociaciones y el papel que realmente han desempeñado y desempeñan hoy sus protagonistas, cuando el Estado ha vuelto a dejar en evidencia que no necesita negociación alguna para poner a Navarra a la cola de las inversiones e imponerle un cupo cada vez mayor.

Pedro Esarte en la Feria del Libro de Pamplona