Text Size

Carro compra

 x 

Carro vacío
  • Bidaia luzea
  • Rumbo a no sé dónde
  • Labur txintan
  • Diario volátil
  • Gehiago garenean
  • Cosimoren katiuskak
  • Morir en la hoguera el Martes de Carnaval
  • Bidaiak
  • Cocina tradicional para jóvenes
  • El euskera de ayer y de hoy: variación y contacto
  • Ez da kaxa bat
  • Duchampen inguma
  • Pelegrinak
  • Arraroa
  • Guía del GR 225. Fuerte de Ezkaba - Urepel
  • Etxera bidean
  • Itziar elegía y otros poemas
  • Zenbakiak asmatzen

Orhipean. El País del Euskara

Ganbara nº 5
/ Castellano
/ año 2005
/ 128 páginas
/ 300 ilustraciones
/ 40 fotografías
Descripción

Prólogo

Mi historia con este nuestro Xamar viene de antiguo. Tanto como para afirmar que la frescura y hechizo de sus trabajos no tienen nada de artificial o impostado, sino que nacen de una intuición que nos convierte en sus deudores; habituados como estamos a una sociedad de ritmos antinaturales, este libro nos reconcilia con la idea básica de que las cosas importantes son, ante todo, simples.

El trabajo de Xamar, así, no viene a matizar o cuestionar la labor de los llamados Sabios… más bien pretende entrar en otros mundos; el de los niños, los sueños y las cuerdas sin nudos, por ejemplo. A quien con pocas letras se atraganta, este es un libro que indudablemente atrae, al tiempo que también sirve como bálsamo para quien acaso lee demasiado, y luego enferma de fiebre. No es el de Xamar, por tanto, un trabajo irrelevante, sino que nace de la paciencia y el amor por el idioma, y avanza palabra a palabra, ilustración a ilustración, como una obra cincelada con humildad y reposo, a la manera de los escultores del Románico, que finalmente diseña un espacio a resguardo de la intemperie, no porque nos ofrezca grandes respuestas para las grandes cuestiones, pero sí porque nos permite ser nosotros mismos, y así se nos recuerda que el problema y la solución están en uno mismo; la esencia da sentido a la apariencia, y esto se explica y se comprende en el libro de una manera natural.

Así como nunca la divulgación de basura debería confundirse con la verdadera divulgación científica, también ésta se opone, por definición, a la idea de ciencia selectiva, y además sabe conciliar otros aspectos, como por ejemplo la alegría y la seriedad, propias de uno y otro sexo.

J.M. Sánchez Carrión Txepetx

Orhipean
Orhiko xoria, Orhin laket (Z)
Orhiko txoria, Orhira tira
(N)
El pájaro del Orhi, en el Orhi se siente bien (Z)
El pájaro del Orhy, siempre allí querrá (N)

El monte Orhi (2.017 m) se halla entre Zuberoa y Navarra. En su base (Orhipean; “bajo el Orhi”), siglo a siglo y durante milenios, surgió y se desarrolló toda una forma de existencia.

En tan amplio período de tiempo llegaron hasta aquí pueblos y culturas diversas, y de las relaciones surgidas entre ellas, tanto pacíficas como belicosas, la cultura local vasca ha salido habitualmente enriquecida, en el sentido de que nunca perdió su personalidad propia, que se fue adaptando a toda una diversidad de situaciones.

Hoy en día, sin embargo, asistimos a la destrucción de nuestra cultura. En gran medida por que no sabemos apreciarla, puesto que ni siquiera la conocemos.

Y no quedan muchos años para que, al menos, recojamos las últimas manifestaciones claras de lo que aún es,. Por otra parte, lo ya recuperado hasta el momento no ha sido convenientemente transmitido y muchos de esos conocimientos aparecen habitualmente en sesudas publicaciones institucionales, normalmente escritas en castellano.

No sólo en investigación, a nivel divulgativo también queda un gran trabajo por realizar. Ahí debes colocar, amigo lector, el libro que tienes en tus manos. No es una tesis, tampoco uno de esos volúmenes gordos que luego nunca se utilizan. Pero sí un atajo, una senda fácil de transitar, que rápidamente nos lleva -o así lo pretende- a eso que se llama el Pueblo, un Pueblo que quizá también es el tuyo. Si estas páginas te muestran algo que desconocías acerca de él –de tí– el autor se dará por bien satisfecho.

Mis más sinceros agradecimientos para con J.M. Sánchez Carrión Txepetx, la editorial Pamiela, Iñaki Camino, y especialmente Jose Angel Irigaray, por la atención e intención con la que leyó este texto.

Garralda, bajo el Orhi, noche de San Juan de 1991